jueves, 25 de septiembre de 2014

Monseñor Livieres no fue escuchado

Todo parece indicar que la visita apostólica del Cardenal Santos Abril a la Diócesis de Ciudad del Este no ha sido más que una pantomima para justificar una decisión que ya estaba tomada: eliminar al Obispo de Ciudad del Este del episcopado paraguayo.

Reproducimos el texto publicado por Infovaticana, que desvela algunos aspectos de esta operación:
La diócesis de Ciudad del Este ha emitido un comunicado en el que valora la destitución de su obispo.
Mons. Rogelio Livieres Plano mantuvo esta semana dos reuniones en Roma en la Congregación para los Obispos, donde se lo instó vivamente a que renuncie a su cargopor la falta de unidad en la comunión con los otros Obispos del Paraguay.
A pesar de solicitar ver los resultados escritos de la Visita Apostólica, nunca le fueron mostrados. Tampoco se accedió a su pedido de ser escuchado y hablar con el Papa para poder defenderse y aclarar las dudas que hubiere.
Por respeto a su conciencia frente a los deberes que le tocan como Pastor de una Diócesis que, gracias a Dios, ha florecido y multiplicado sus frutos en los últimos años, se ha negado a acceder a un pedido que cree infundado y que es resultado de un procedimiento indefinido y súbito. Sin embargo, por obediencia a la autoridad del Papa ha aceptado con serenidad y tranquilidad la decisión de ser removido del cargo.
A instancias del Obispo saliente, la Diócesis de Ciudad del Este aguarda con alegría y esperanza al nuevo Pastor que la guiará hacia el Reino de los cielos, orando desde ya por quien deba asumir esta responsabilidad. María, Reina de la Paz, y san Blas, patronos de la Diócesis, protejan y guíen a todos en estas difíciles circunstancias. Cuando el Obispo sea notificado por escrito debidamente tendrán efectos legales las decisiones tomadas.
Infovaticana

10 comentarios:

  1. Esta forma de proceder de la jerarquía romana invalidaría este proceso en la jurisdicción civil ipso facto. Sería muy interesante que alguien investigara sobre algo que he leído por ahí que sería la antigua animadversión del entonces cardenal Bergoglio contra monseñor Livieres desde que este no se dejó avasallar por aquel en un encuentro de ambos. De confirmar esa circunstancia, la palabra a utilizar sería "vendetta".

    ResponderEliminar
  2. ¡Menudo Padrazo está hecho Su Santidad que ni siquiera escucha a su hijo!

    ResponderEliminar
  3. Esta es la carta que Mons. Livieres ha escrito a la Congregación de los Obispos:

    http://diocesiscde.info/index.php?option=com_content&view=article&id=4080:carta-de-mons-rogelio-al-prefecto-de-la-congregacion-para-los-obispos&catid=220:comunicados&Itemid=799

    ResponderEliminar
  4. Estimado Rafael, como argentino y bonaerense puedo confirmarte que Bergoglio odiaba a Livieres, porque consideraba que "robaba" vocaciones de Argentina. En efecto, muchas vocaciones que en Argentina no encontraban un sólo Seminario digno de ese nombre terminaron llendo para allí. Incluso, Livieres solía aceptar a candidatos que habían sido expulsados de los seminarios bergoglianos por ser considerados "demasiado conservadores". Y esto enfurecía al entonces arzobispo de Buenos Aires.

    ResponderEliminar
  5. Viva Monseñor Livieres. Otro Mártir del peor Pontífice de los últimos siglos.

    ResponderEliminar
  6. Estimado Sr. Administrador,

    Que Dios le bendiga por no dejar que esta injusticia pase desapercibida.

    Lo que mas temen los enemigos de la Iglesia es la Misa tradicional en Latin. Por alguna razon sera.

    Esta destiucion como a un don nadie no es lo que merecia Monsignor Rogelio Liveres, un Obispo que elevo a la Diocesis de Cuidad del Este de Paraguay a un plano muy superior a todas las otras diocesis Sudamericanas. Doscientos seminaristas, Santa Misa Tradicional en muchisimas parroquias, una gran elevacion de la vida spiritual Catolica. Desde el principio los Obispos Paraguayos recibieron al Obispo Liveres con una piedra en cada mano.

    Los izquierdistas no pueden tolerar divergencias de la Teologia de la Liberacion.

    Confio que los responsables de este abuso recibiran lo que se merecen en purgatorio.

    Este incidente demuestra que la autoridad de un Obispo sobre su Diocesis ya no vale nada y que el Arzobispo de Asuncion, aunque acusado de Homosexual, puede darle el zarpazo a otro successor de los apostoles a traves de una Conferencia Episcopal. Un Obispo no tiene mas autoridad dentro de su Diocesis. Un pesimo precedente para los paraguayos y para el resto del mundo donde esperabamos que un Obispo fiel a la Iglesia tradicional podria formar un refugio para que la Fe Catolica pudiese sobrevivir.

    Los que son quien para juzgar no son ningunas alhajas. El interventor Uruguayo director del Seminario de Montevideo practicamente no tiene seminaristas, y el Cardenal Santos y Abril fue el responsible de clausurar la unica misa regular tradicional mensual (en Sabado) en las cuatro basilicas governadas por el Papa Francisco. Que les vaya bien al fin de sus dias.

    Gracias Su Excellencia Livieres por vuestro servicio a la iglesia Catolica. Vuestra recompense sera en el Cielo. J+M

    Me sospecho que este incidente es otra indicacion de que el Papa Francisco tiene problemas con el Opus Dei. Muchos Peronistas tienen problemas con el Opus Dei. Ajustense los cinturones porque esto apena esta comenzando.

    GRATIAS

    ResponderEliminar
  7. No teneis ni idea Monseñor Livieres dio cobijo y promociono a un homosexual que fue expulsado fulminantemente del seminario de Winona por Monseñor Williamson por actos deshonestos con algún seminarista de allí.
    Luego se refugio en la diócesis de Scraton y fundo la Sociedad de San Juan y de nuevo volvió a cometer actos deshonestos con algunos de sus discípulos esto le costo el puesto a Monseñor Timlin. Y asi suma y sigue hasta que a pasado lo que a pasado.

    ResponderEliminar
  8. Mi Papa se llama Benedicto XVI

    ResponderEliminar
  9. Estimado Dick Winters: Le sigo aquí y en la Cigüeña, siempre con admiración. Gracias por su iluminador comentario. Queda todo bastante más claro. Pura vendetta.

    ResponderEliminar
  10. Un saludo afectuoso en el Señor, querido Rafael

    ResponderEliminar