jueves, 14 de marzo de 2013

Misa en la Capilla Sixtina

Primera Misa, de acción de gracias, del Santo Padre Francisco, en la Capilla Sixtina, con los Cardenales electores:

Texto de VIS:
La primera lectura ha sido el cántico del profeta Isaías que comienza con las palabras “Al final de los días estará firme el monte de la casa del Señor” y prosigue con las célebres frases: “Será el árbitro de las naciones, el juez de los pueblos numerosos. De las espadas forjarán arados, de las lanzas, podaderas. No alzará la espada pueblo contra pueblo,no se adiestrarán para la guerra”. Después, se ha leído la primera Carta de San Pedro dedicada al sacerdocio común de los fieles que dice: “También vosotros, como piedras vivas, sois edificados como edificio espiritual para un sacerdocio santo” y exhorta a ser “linaje escogido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido en propiedad, para que pregonéis las maravillas de Aquel que os llamó de las tinieblas a su admirable luz”. El Evangelio ha sido el relato que de la Confesión de Pedro hace San Mateo, cuando Cristo pregunta a los discípulos: “Y vosotros ¿quien decís que soy yo?y a la respuesta de Pedro: “Tu eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”, Jesús contesta: “Y yo te digo que tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”.

En su primera homilía como Papa y hablando en italiano, sin leer ningún texto, Francisco ha observado que las tres lecturas tienen algo en común: “el movimiento. En la primera de ellas, el movimiento es camino; en la segunda el movimiento está en la construcción de la Iglesia ; en el Evangelio, el movimiento está en la confesión. Caminar, construir, confesar”.

El Pontífice ha recordado que lo primero que Dios dijo a Abraham fue : “Camina en mi presencia y se perfecto.. Nuestra vida es un camino. Cuando nos detenemos, hay algo que no funciona. Caminar, siempre, en presencia del Señor, a la luz del Señor, intentando vivir con la perfección que Dios pide a Abraham”.

“Construir - ha dicho- Edificar la Iglesia; se habla de piedras: las piedras son consistentes; pero son piedras vivas, piedras ungidas por el Espíritu Santo. Edificar la Iglesia, la Esposa de Cristo, sobre la piedra angular que es el Señor mismo”.

“Confesar.... Podemos caminar cuanto queramos, podemos construir tantas cosas, pero si no confesamos a Jesucristo, no vale. Nos convertiríamos en una ONG filantrópica, pero no seríamos la Iglesia, esposa del Señor. Cuando no andamos, nos detenemos... retrocedemos. Cuando no se construye sobre las piedras ¿qué pasa? Nos pasa lo mismo que a los niños cuando hacen castillos de arena en la playa: terminan cayéndose porque no tienen consistencia”. Y, citando a Leon Bloy, el Santo Padre ha afirmado: “El que no reza al Señor, reza al diablo” porque “cuando no se confiesa a Jesucristo se confiesa la mundanidad del demonio”.

“Caminar, edificar, construir, confesar. Pero no es tan fácil, porque cuando se camina, se construye, se confiesa, a veces hay sacudidas, hay tirones, que no son movimientos propios del camino porque nos hacen retroceder”.

En el Evangelio, ha proseguido el Papa, “incluso Pedro que ha confesado a Jesucristo, le dice: “Tu eres Cristo, el hijo de Dios vivo. Yo te sigo, pero no hablemos de la Cruz. Es algo que no tiene nada que ver... Te sigo, sin la Cruz”. Pero “cuando caminamos sin la Cruz, cuando construimos sin la Cruz y cuando confesamos a un Cristo sin la Cruz... no somos discípulos del Señor: somos mundanos; somos obispos, sacerdotes, cardenales, papas, pero no discípulos del Señor”.

“Y yo quisiera que todos, después de estos días de gracia, tengamos el valor; sí, el valor, de caminar en presencia del Señor, con la Cruz del Señor, de edificar la Iglesia sobre la sangre del Señor que se derramó en la Cruz; y de confesar la única gloria: a Cristo crucificado. Y así, la Iglesia irá hacia delante. Deseo para todos nosotros que el Espíritu Santo y la oración de la Virgen, nuestra Madre, nos conceda esta gracia: caminar, edificar, confesar a Jesucristo”.

Terminada la homilía, en las oraciones de los fieles se ha rezado por el nuevo pontífice y también por Su Santidad Benedicto XVI para que “sirva a la Iglesia en el retiro con una vida dedicada a la oración y la meditación”. También se ha pedido que los responsables de las naciones “no actúen movidos por la fuerza o por el interés ni tiranicen a las personas y sean conscientes de que todo poder procede de Dios” y se ha recordado “a cuantos sufren, a cuantos luchan desamparados en la vida para que Cristo, el Pastor supremo, los conforte y consuele dándoles la corona de la gloria”.

Algunos detalles litúrgicos: la Misa versus populum.
La férula, la misma que la del Papa emérito.
La mitra, la que usaba habitualmente como Arzobispo de Buenos Aires.
El crucifijo central y los candeleros se mantienen.
La homilía desde el ambón.




26 comentarios:

  1. -No llevaba dalmática pontifical.
    -El alba del Papa era de vainicas y los ceremonieron llevaban sobrepellices con entredós!?
    -La homilía fue desde el ambón si pero sin mitra y de pié como un cura en su parroquia.
    -No se adorrilló en la consagración tras alzar supongo que será por alguna dolencia.
    -No cantó nada ni entonó Él el Gloria.
    -La cara del segundo ceremoniero Mons Agostino era un poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no lleva dalmática, ¿cual es la manga entre la sotana y la casulla?

      Eliminar
    2. Camisa con gemelos; sotana blanca; alba, con una manga un poco más ancha en la que se aprecia la vainica y no hay dalmática.

      Por cierto ¿he sido yo solo el que ha visto fotos del entonces cardenal Bergoglio haciendo un lavatorio con la estola cruzada al modo diaconal? Si es así, novedades litúrgicas habemus...

      Eliminar
    3. La manga del alba.

      Eliminar
    4. Tienen ustedes razón, me confundió la anchura de la manga del alba.

      Eliminar
    5. Anónimo: quizá ese día se echó la estola a un lado para que no se mojara durante el lavatorio de los pies, pero nada más.

      Eliminar
    6. No amigo Hermengildo: sin ningún género de duda.

      http://www.youtube.com/watch?v=4BAe69yR38Q

      Vea el video completo porque se aprecia clarísimamente la estola al modo diaconal.
      Explicación posible: si el papa hace el lavatorio con la dalmática (vestidura propia del díacono), el lavatorio hay que hacerlo "vestido" de diácono. Sé que es forzado, pero no se me ocurre otra cosa, además de querer poner de manifiesto el caracter servicial.

      Además, el nuevo Papa es de los que usaba palio con la capa pluvial.
      http://www.youtube.com/watch?v=3O0XmZO0lv4

      In video, veritas... Si cun iesuitis...

      Eliminar
    7. no es el lavatorio del Mandatum, es una paraliturgia que se invento para esa ocasion

      Eliminar
    8. Lo suponía, porque hay muchas fotos en diversos lugares que no parecían precisamente la catedral de Buenos Aires. No obstante, lo de la estola sigue sin cuadrarme

      Eliminar
    9. Una semana más tarde ya hay datos oficiales. En el breve reportaje que romereports ha editado sobre la misa in coena Domini celebrada en el centro de menores por el Santo Padre se ve perfectamente que el papa durante el lavatorio del mandatum lleva una estola sobre el hombro izquierdo cruzada en el pecho, al modo de los diáconos.
      Confieso que nunca lo había visto y me ha llamado la atención porque hasta donde yo sé, cuando el obispo o el papa endosa la dalmática, debajo sigue llavando la estola sobre el cuello y los dos hombros.
      Pobre Marini ¡con lo bien que manejaba él todos estos asuntos en vida de BXVI!
      Dudas: ¿ha habido traslado y monumento en la celebración de la carcel de menores?
      ¿Quién ha presidido la coena Domini en San Pedro y cómo ha resultado?
      Mi obispo el viernes santo no usaba el anillo ni el fajín y bajaba con un sotana negra simple, con pectoral y no recuerdo si con solideo o no. ¿Qué se ca a quitar Francisco? ¿sólo el anillo? Veremos.

      Si alguien sabe porqué el papa se pone la estola como los diáconos que lo diga. Ya sé que también es diácono, porque el presbiterado no anula lo anterior, ni el episcopado anula al presbiterado, pero me resulta raro. Se agardecerían respuestas.

      Eliminar
  2. Otro detalle: No ha mencionado en esta ocasión tampoco la palabra "Papa" ni alusión ninguna a su labor de pastor universal, aunque las lecturas lo favoerecián, más bien lo pedían. El que tenga ojos para ver...

    ResponderEliminar
  3. Desengañémonos: de este Papa podremos esperar quizá otras cosas, pero poco o nada en materia litúrgica. Está claro que no le interesa; en realidad, los jesuitas nunca se han interesado mucho por la Liturgia.

    Más preocupante aún me parece el que no hable del ministerio petrino. Supongo que en la Misa del día 19 no tendrá más remedio.

    ResponderEliminar
  4. Como bien dice antoñana no lleva dalmática, la manga que se ve es la de el Alba. El orden que puedo apreciar es camisa, sotana papal,alba y casulla.

    Por otra parte no hay mitra "preciosa", zapatos ni rojos ni marrones, simplemente negros. No hay indumentaria papal propia,excepto la férula, pienso que es un Papa que se empeñará en aparentar que no lo es, hasta ahora solo se ha llamado obispo, eso si bien "humilde".

    En fin es como retroceder 7 años en un solo dia. Sigo orando y esperando las buenas sorpresas.

    ResponderEliminar
  5. se mantuvo la cruz pero quitó el 7º candelabro, el de la cruz...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Séptimo candelero estaba detrás de la cruz del altar mayor pues probablemente era ahí donde estaba previsto que se celebrara la Santa Misa pues estaba adornado con plantas y un magnífico frontal.
      De todas maneras para mi lo más grave es que no hiciese genuflexión en la consagración insisto que seguramente será por alguna dolencia.
      De todas maneras videos como este no son esperanzadores: http://www.youtube.com/watch?v=3RJK0yULkCY

      Eliminar
  6. Pidamos a Dios que lo ilumine y que se deje iluminar y asistir. Creo que es un persona muy bienintencionada, quizás es la persona adecuada para resolver los problemas de la curia y todo el tema del informe de vatileaks.

    Respecto a su salud: Yo también observé en la salida de por la mañana que parece tener una leve cojera.

    ResponderEliminar
  7. He leído en varios sitios que no hizo genuflexión después de consagrar. ¿Será verdad? Me extraña que aquí pase inadvertido un gesto tan significativo. Yo creo que el color de los zapatos, la dalmática bajo la casulla, o el séptimo blandón de pontifical, son detalles mucho menos relevantes para la fe y la religión.

    ResponderEliminar
  8. En el altar original sí que había siete cirios encendidos.

    ResponderEliminar
  9. En la audiencia con los cardenales a vuelto a citar al diablo, diciendo que algo así como que era una tentanción del diablo el pesimismo.

    ResponderEliminar
  10. Al paso que vamos no es de extrañar que vuelva poner de maestro de ceremonias a Piero Marini, Dios no quiera

    ResponderEliminar
  11. mauricio ruiz mora15 de marzo de 2013, 10:27

    ESTA CLARO ; BERGOGLIO DESPRECIA TODO EL ESPLENDOR DE LA LITURGIA Y EL " BOATO " DE LA FIGURA PAPAL , BIEN , ENTONCES ¿ PARA QUE ACEPTO ? QUE DIOS NOS GUARDE.

    ResponderEliminar
  12. Confirmad si es cierto que estaba originalmente dispuesto que la Misa fuera celebrada en el altar 'versus Deum', el cual lucía con un magnífico frontal; estaba cubierto con los manteles de rigor; adornado con arreglos florales al parecer a medio terminar, y cuyos siete candeleros se encontraban encendidos. Todo parece indicar que el altar portátil fue instalado a último minuto, por cuanto sus manteles lucían arrugados. En fin, al menos ostentaba un crucifijo al centro y tres candeleros a cada lado.

    Debemos pedir mucho en el Santo Rosario por el Papa Francisco, para que mantenga los acertados rescates litúrgicos hechos por el amado Benedicto XVI. También debemos pedir por Mons Guido Marini, para que el Señor recompense sus esfuerzos en pro de la gloria que es debida en el culto a Dios, el más Grande y el Mejor, y para que sigamos contando con su valioso servicio al Romano Pontífice.

    ResponderEliminar
  13. Olvídense de todo eso!! El Cardenal Bergoglio destruyó Buenos Aires y ha sido el encargado de llenar Argentina de Obispos terribles.
    Ha perseguido siempre a los curas buenos, por el sencillo hecho de usar sotana (no pensemos siquiera en Misa ad orientem o incluso tradicional). Ha ninguneado a los fieles que le han pedido la aplicación de Summorum Pontificum en Argentina, designando sacerdotes que odian el rito, celebrándolo mal adrede y maltratando a los fieles tradicionalistas en sus homilías.

    YO conozco en persona curas excelentes que han tenido que irse de la diócesis por no soportar al Cardenal Bergoglio.

    Ha hecho todo lo posible por atacar y destruir todo lo que sea tradicional en Argentina. Cuando fue lo del matrimonio gay, no se queden con la carta a las carmelitas. En Argentina la Iglesia Católica y varias sectas protestantes organizaron una gran manifestación en la plaza frente al Congreso. Yo asistí. En esa manifestación se leyeron cartas de los "líderes" de las religiones asistentes. La de Bergoglio daba lástima comparada con la de los evangélicos. Los invito a buscarlas.

    En las celebraciones interreligiosas con judíos, que tanto le encantan, se saca la cruz pectoral para no ofenderlos. ¿Confesar a Cristo crucificado? Ha permitido barbaridades en la Catedral, desde encuentros ecuménicos desastrosos hasta que las madres de plaza de mayo usaran la Catedral para defecar (y tuvo que salir un Rabino a decir que eso le parecía inapropiado).

    Ahora mons. Casaretto, Obispo favorecido por él, ha dicho que él sí estaba a favor de la unión civil entre personas del mismo sexo.

    Lo que ha pasado es una tragedia. Que nadie los engañe, y no nos pasemos de ingenuos. No nos pasemos de boludos (perdonen la expresión).

    Todavía no me explico cómo alcanzó los 77 votos. Dios se apiade de nosotros.

    Un argentino

    ResponderEliminar