miércoles, 30 de mayo de 2012

Paris-Chartres: los jóvenes con la Tradición

Éxito creciente de la peregrinación tradicional París-Chartres. Hay muchas más fotografías en el enlace.
Al menos dos obispos presentes en diferentes etapas de esta peregrinación: Monseñor Nahmias, Obispo Auxiliar de París y Monseñor Pansard, Obispo de Chartres.


Al encuentro con el Señor
Monseñor Jean Yves Nahmías, Obispo Auxiliar de París
Misa Solemne
Interminable fila de jóvenes religiosos: Hijos del Santísimo Redentor,
Franciscanos de la Inmculada, Premonstratenses, etc.

La acción del Espíritu Santo trae nuevas vocaciones a la Iglesia
La belleza de la Misa Tradicional
Seminaristas del Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote
Religiosos de la Fraternidad de San Vicente Ferrer
Monseñor Pansard, Obispo de Chartres
Los jóvenes vuelven a la comunión de rodillas y en la boca
Miles de peregrinos

14 comentarios:

  1. Esos dominicos, ¿no serán los de la Fraternidad de San Vicente Ferrer? Puede que sea malpensado y con poca fe, pero, fuera de algunos casos, me extrañaría que la Orden de Predicadores enviara tan grande representación a un evento de esta naturaleza.
    También me gustaría saber si hay representación de alguna congregación española o hispanoamericana. Los frailes de la Fraternidad de Cristo Sacerdote, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, son de la Fraternidad San Vicente Ferrer. Los identifica la cruz del pecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la aclaración.

      Eliminar
    2. Aclaración: Los de la fraternidad San Vicente Ferrer no son dominicos.

      Eliminar
  3. Según informa la web HOC SIGNO el primer obispo que aparece en las fotografías es Jean-Yves Nahmias, obispo auxiliar de París. Y el segundo el obispo de Chartres, monseñor Pansard

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la información. Un saludo a todos.

      Eliminar
  4. En efecto, el primer obispo es Mons. Nahmias.
    El sacerdote que va a la cabeza junto a Mons. Nahmías parece ser el Vicario General de la Arquidiócesis de París.

    ResponderEliminar
  5. ¿Alguien se imagina esto en la "católica" España"? Ni en sueños.

    ResponderEliminar
  6. Todo llegará...
    La liturgia tradicional cunde como la pólvora entre nosotros, los jóvenes.
    Los modernistas rancios se van quedando más solos que la una.

    ResponderEliminar
  7. La liturgia "tradicional", como le llaman, fue permitida por el Santo Padre, el sucesor de Pedro. No fue "mandada" ni hay que hacerlo de esa forma (refiérase al Documento). La liurgia, sobre todo la Eucaristía, ha de celebrarce con dignidad y reverencia, como lo dice la Iglesia en sus documentos (SC del Vat II; Cong. para lit. y sacramentos). Obedeciendo, no se equivoca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí no decimos Vetus Ordo versus Novus Ordo, pues ya ha quedado claro que se trata de un mismo rito bajo dos formas distintas. Decimos liturgia tradicional para referirnos a la liturgia romana de la Iglesia Católica. La cual cuenta con más de 2000 años de historia y permanece fiel al ejemplo de la liturgia celebrada en la Basílica de San Pedro. El término tradicional nos permite distinguirla y defenderla de las prácticas y abusos de quienes creen que nuestra Iglesia nació con el Concilio Vaticano II, gracias a la novedosa,tendenciosa y desviada interpretación hecha por parte de dichos abusadores, de las Constituciones, Decretos y Declaraciones.

      Eliminar
  8. Tambien estuvo presente Monseñor Eric Aumonier, obispo de Versalles, quien visito en la tarde noche del sabado a los peregrinos.

    En el peregrinaje hay muchos sacerdotes y muchos fieles de su diocesis.

    ResponderEliminar
  9. Curiosa la afirmación del anónimo del 2 de junio a las 08:54h: "Obedeciendo, no se equivoca".
    Merece la pena que estudiemos dicha afirmación muy usada en la actualidad en ciertos ambientes.
    ¿Cómo que obedeciendo no se equivoca?
    Todos sabemos que el principio de auoridad marca que toda autoridad viene de lo alto, por tanto, obedeciendo al superior, obedecemos a Dios, que nos lo ha puesto como superior. Ahora bien: ¿Qué ocurre si el superior ordena normas inmorales? ¿Le obedecemos? ¡No estamos obligados!
    Se trata de una malinterpretación de un magnífico texto de San Agustín, y como tal hay que desenmascararla:
    1. La obediencia nunca puede ir ni contra la ley de Dios ni contra la propia conciencia.
    2. La doctrina y la moral no son objeto de obediencia sino de fe.
    3. La obediencia cristiana no puede sobrepasar sus propios ámbitos.
    Atención con esto porque estamos en ámbitos descritos por San Pablo a los Hebreos (13, 7-9a): "No os dejéis arrastrar por doctrinas complicadas y extrañas. Jesucristo es el mismo ayer y hoy y siempre".

    ResponderEliminar
  10. Sólo una aclaración: los de la fraternidad San Vicente Ferrer no son dominicos.

    ResponderEliminar