martes, 29 de mayo de 2012

Misa cantada en Benalmádena

Nos remiten nuestros amigos de Benalmádena estas fotografías de la Santa Misa, Novus Ordo, el pasado 26 de mayo, solemnidad de Pentecostés, en la Parroquia de la Inmaculada Concepción en Arroyo de la Miel, Benalmádena, Málaga, España. La Misa fue cantada íntegramente en gregoriano (piezas del repertorio musical gregoriano del Graduale Romanum) por la Schola gregoriana Sancte Benedicte, recién creada en esta parroquia.

Puede apreciarse el cuidado de la liturgia en la disposición del altar conforme al ejemplo del Santo Padre, el uso de comulgatorio, los ornamentos, el sagrario en el centro, etcétera.

Sobre la nueva Schola Sancte Benedicte se ha publicado un artículo en la página de la Diócesis de Málaga. La próxima Misa en la que intervendrá será el próximo 23 de junio, víspera de San Juan Bautista, patrón de Benalmádena, coincidiendo con la bendición de un nuevo retablo para la parroquia.

Diócesis de Málaga




23 comentarios:

  1. Aunque vivo en Málaga capital, acudo con frecuencia a esta Parroquia de la Inmaculada Concepción, de Arroyo de la Miel, por diferentes motivos. En primer lugar, es una de las pocas parroquias de Málaga que disponen de comulgatorios, para poder comulgar de rodillas, como aconseja el Santo Padre y, sin llamar la atención de todos los asistentes a Misa (como si estuviera haciendo algo malo). Por otra parte, el cuidado en la liturgia es exquisito, la disposición del altar, el uso de ornamentos, preciosas casullas, se complementan con unas homilías del Padre Agustín que son verdaderas clases de Teología. La creación de este coro gregoriano ha sido un acierto más de la labor pastoral de este párroco. Lo único que nos faltaría sería animarle a celebrar la Misa Tradicional en alguna ocasión. Mis felicitaciones. Manolo Jaime.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta y valoro la Liturgia, pues es en ella y a través de ella, cuándo celebramos las maravillas del Señor en su Iglesia, y su esplendor y buen hacer, es prolongación de su belleza hacia el hombre.
    Lo que no podemos seguir tolerando es el abuso de la expresión: ejemplo de Su Santidad el Papa, para que el sacerdote de turno (y su grupo, que nunca falta) haga lo que popularmente conocemos como “su santa voluntad”, pues así ha sido, y por supuesto, lo seguirá siendo, pero por favor, nunca escudándose en “lo que el Papa dice”.
    Lo que el Papa dice, repite y eso sí, lo demuestra con su ejemplo, es buscar la santidad de todos los hijos de Dios, y especialmente la de sus pastores; de su fidelidad a la Iglesia, al Evangelio y a su Ministerio Sacramental; de su caridad y sacrificio; de su plena interpretación Ministerial, sin horas, días, tiempo ni interés alguno, sólo el vocacional; de una entrega sin límites, todo siempre a imitación de Cristo, Buen Pastor.
    El Papa repite tantas y tantas cosas para nuestro bien espiritual, que ya nos parecen cotidianas, y por ello, ni las escuchamos. Las otras, sí.
    La Misa es una: el sacrificio de nuestro Redentor, y es ahí hacia donde debemos mirar. Sólo ahí.
    Es anacrónico este continuo desfile de ornamentos preciosos, dignos de la Liturgia y de sus celebraciones, pues es con ellos con los que celebramos y damos testimonio público de que lo que realizamos es algo fuera de lo natural, es el Misterio de nuestra fe.
    Pero parémonos a pensar:
    ¿estos son los signos que esperan de nosotros en estos tiempos de incertidumbre y carencia de fe?
    ¿cuántos, viendo esto, creen en la Iglesia y en sus miembros?
    ¿ven caridad, sencillez, servicio y amor entre nosotros?. En resumen, ¿somos conscientes de lo que estamos haciendo por y para la Iglesia del Nuevo Milenio?
    No hay mayor esplendor que aquél que refleja el rostro de Cristo en su Iglesia. Y nosotros, mientras tanto, sacando todo cuanto tenemos en las vitrinas del Museo, para ponérnoslo encima, y que los fieles nos vean. Sí, nos vean. Hay que alejarse, huir de lo externo, para empezar a vivir desde dentro.
    Estamos haciendo de la Iglesia de Cristo, una película en la que vamos a tener que poner subtítulos en las celebraciones para que los fieles comprendan el porqué de tanta parafernalia y “adornos” ya olvidados que recuerdan al poderío que la Iglesia confundidamente, asumió durante un tiempo, y que desgraciadamente, marcó una enorme barrera entre los fieles.
    Sencillez y sencillez, aumentando el decoro. Una cosa, no quita la otra. Dignificando la Liturgia, ella sola demuestra su grandeza. Nosotros pequeños, para que ella, sea aún más grande.
    Nuestra voluntad y gusto, fuera de lugar.

    Estamos en la Iglesia del Nuevo Milenio, en la que debemos ser verdaderos testigos de esa Palabra que cautivó a los primeros Cristianos.
    En Pentecostés, la diversidad de lenguas hizo posible la extensión de la Iglesia al mundo. Hoy, volvemos al latín (que nunca hay que olvidarse de el, ni dejarlo de usar, hablar y aprender) pero no para las celebraciones de fieles que ni siquiera saben lo que oyen, y tan solo se limitan a contestar unas frases aprendidas sin sentido ni contenido.
    Demostremos a los que no creen lo que nosotros sabemos, conocemos y vivimos, pues es esa la verdadera riqueza del cristiano, lo demás, son las modas del los de turno, que por cierto, pasarán, como todo en esta vida.

    ResponderEliminar
  3. En referencia a la "epístola" anterior, sus apreciaciones manifiestan una profunda ignorancia llena de buenas intenciones;lo siento, pero tratar de hacer rupturas con la tradición de la Iglesia evidencia un desconocimiento de la misma tradición apostólica bimilenaria de la Iglesia Católica. Gracias a ella, la Iglesia se desbordaba en vocaciones, una vida religiosa y clerical con muchos frutos plasmados en la historia de la humanidad, por ejemplo Santa Teresa, San Ignacio de Loyola, San Francisco de Asís, Santo Tomás de Aquino,San Juan Maria Vianne, San Benito, San Agustín, San Francisco Javier, San JoseMaria Escrivá, etc, etc (todos estos rezaban y cantaban la Misa en Latín con los ornamentos al uso que manda la Iglesia. Porque si seguimos lo que dice este anterior anónimo, a las pruebas me remito y estos son los frutos: seminarios vacíos, deserciones, rebeliones, apostasía silenciosa, escandalos contra la fe, falta de fidelidad a los Obispos y al Papa, etc, etc, etc. Cristianos tibios, No Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Creo interesante dar una respuesta algo más amplia que mi costumbre, al comentario que aparece como de las 13:34 (evidentemente no es la hora española).

    Su comentario es tan largo y tan fuera de lugar respecto a esta noticia concreta (porque la Misa en Arroyo de la Miel, por lo que se ve en las fotografías, aparte del canto, fue una Misa sencilla), que más bien parece que usted ha querido entrar aquí a desahogarse contra esta página y, según parece, darnos una lección de auténtico cristianismo.

    El Papa es el que dice que conviene conservar la riqueza de la Liturgia tradicional ("Summorum Pontificum") y que ambas formas se ponen una al lado de la otra ("Universae Ecclesiae"). Así que la polémica está de más.

    Esta página es lo que es: una muestra de fotografías de actos litúrgicos. No tiene otra pretensión. Por supuesto que se pueden hacer análisis más profundos sobre liturgia, magisterio, doctrina. Ya los hay en la red. Cada uno que haga el blog que le apetezca.

    A usted, me temo, lo que le molesta es la diversidad. No le gustan las fotos que publicamos. No es capaz de ver en ellas a hermanos en la fe, reunidos en comunidad, rindiendo culto a Dios. Pueden más sus prejuicios, porque el estilo de las celebraciones, el latín, los ornamentos, los altares, repelen su gusto personal. Preferiría que todo ésto no existiera. Y se siente motivado para escribir denostándolo. Impulsado a juzgar a estos sacerdotes por los ornamentos, y a pregonar que estos fieles "no saben lo que oyen".

    Cree que -por conservar un liturgia que ha sido la de nuestros santos y mártires- estos obispos, sacerdotes y miles de fieles que aparecen aquí en fotografías de todo el mundo no son auténticos testigos de la Palabra y -al contrario que usted- no tienen la verdadera riqueza de ser cristiano, no pueden ser solidarios ni comprometidos. Si eligen el latín y la forma litúrgica antigua es por moda, porque por supuesto estos seglares tienen una religiosidad superficial.

    Es curioso como han cambiado las tornas. Su correo me ha recordado al fariseo del Evangelio: gracias, Señor, porque no soy como éstos. Y es que el diablo también ha aprendido a seducir desde una aparente sencillez.

    ResponderEliminar
  5. Este Anónimo que ha entrado aquí a desahogarse es cura, no hay más que leerlo. Seguro que va vestido por las calles de leñador y eso sí que es bueno para la Iglesia. Disimular tu condición sacerdotal que nadie note que eres cura. Se han desacralizado tanto, se han "acercado" tanto al mundo, que se han hecho del mundo; son del mundo. Así nos va.Están "consagrados" al mundo".Y, mira por donde, "Mi Reino no es de este mundo". "Por ellos ruego; no ruego por el mundo, sino por los que tú me has dado"(Jn.17,9) Sin embargo estos curas se pasan el día rogando, tratando y apañándose con el mundo. Y mientras, como otros han dicho, los seminarios vacíos y el Pueblo de Dios sin saber la hora que es.
    Los que amamos la Sagrada Liturgia Tradicional lo que tratamos es de "imitar" la Liturgia Celestial; darle a Dios todo nuestro corazón, nuestra alma y hacerlo con toda la belleza de que somos capaces; siempre poca para lo que merece el altísimo destinatario. Tratamos de estar en el Gólgota de la manera más digna que entendemos, presenciando el mayor suceso que han conocido los siglos, el sacrificio expiatorio del hijo de Dios, y eso, nos parece, que no se debe hacer en vaqueros y chanclas. Estamos, como en este caso de Benalmádena; por la Liturgia correctamente realizada sea Novus o Vetus Ordo y estamos en contra, porque estamos hartos, hartísimos, de las misas "pret a porter", de la pachanguita en el altar, de las ocurrencias del cura de turno y de no pasar dos domingos seguidos asistiendo a la misma forma de celebración, porque todo depende del cura que toque.. ¿Eso es mejor que este ejemplo de Benalmádena?. No, cien veces, no.

    ResponderEliminar
  6. Diría algo más, seguro que es cura y de Málaga. Son así de previsibles.

    ResponderEliminar
  7. El gran pero de esta Santa Misa es que el sacerdote la celebra dando la espalda al Sagrario, lo cual, pese a todos los argumentos a favor, nunca estará bien. ¿Acaso lo está si se la damos a nuestros padres, al Papa, a nuestros soberanos temporales? Una solución interesante que he visto en los oratorios de la Prelatura del Opus Dei es colocar una retablo portátil justo delante del Sagrario, de manera que el sacerdote no le dé la espalda cuando celebra la Misa de cara al pueblo. Una vez concluida, se retira nuevamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo, sin duda, pero son pasos muy positivos en la buena dirección.

      Eliminar
  8. Me vais a perdonar pero esa solución del retablo portátil para no dar la espalda al sagrario es como taparse los ojos para no ver. El sagrario sigue estando en la espalda. De lo que se trata es de recuperar la correcta orientación del sacerdote, como ministro ordenado y representante del pueblo fiel y junto a éste, mirando al Señor.
    Lo demás son gaitas de distintas marcas.

    ResponderEliminar
  9. El anónimo de la Iglesia del "Nuevo Milenio" me recuerda mucho al movimiento New Age que se quiere infiltrar en todas partes: política, religión, sociedad... Para alcanzar el paraíso en la tierra y despojar a todas las religiones de sus particularidades en busca de una "Única FE" hecha a imagen y semejanza del hombre.

    ¡Y es que New Age significa exactamente lo mismo! ¡"Nuevo Milenio", "Nueva Edad"!

    Siento tristeza por el pensamiento acatólico de dicho Anónimo. Yo no me subo al carro de la Iglesia del "Nuevo Milenio". Me quedo con la Iglesia de Cristo a secas (¡¡que ya es mucho más de lo que yo pueda siquiera entender con mi entendimiento!!).

    Enhorabuena al Administrador por su valiente comentario.

    ResponderEliminar
  10. Un Obispo de Paraguay declara al canto gregoriano de interés diocesano y dispone un curso para la formación de coros parroquiales:

    Enlace: http://www.zenit.org/article-38716?l=spanish

    Por otro lado interesante artículo que muestra la clara determinación del Santo Padre en materia de música litúrgica muy reciente y dice:

    ROMA, 23 de mayo de 2012 – En la misa que Benedicto XVI celebrará en Milán el próximo 3 de junio ante una inmensa multitud de fieles, en ocasión del encuentro mundial de las familias, la ejecución de los cantos gregorianos será confiada al coro dirigido por el maestro Fulvio Rampi.

    Se trata de uno de los coros merecidamente más afirmados en el canto gregoriano. En el estudio y en la práctica del que es el canto "príncipe" de la liturgia latina, Rampi desarrolla desde hace muchos años un papel de primer orden.

    El pasado 19 de mayo, en Lecce, dio una cautivadora conferencia justamente sobre este canto, en el marco de una jornada de estudios sobre música sacra, cincuenta años después del Concilio Vaticano II y a la luz del magisterio de Benedicto XVI:

    Enlace: http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1350251?sp=y

    Quien o quienes no van a reman en la dirección del Sucesor legítimo de Pedro?

    ResponderEliminar
  11. No puedo aunque lo intente, dejar de responder el comentario anónimo de las 13:34h (es superior a mis fuerzas). Ya me gustaría que, al menos, en lugar de escudarse en un anónimo, utilizase las iniciales de su nombre como hacemos otros.
    Este hombre (no sé si sacerdote o quizá seminarista , que es peor) alude a una Iglesia del Nuevo Milenio como si fuese una nueva Iglesia. Cuando Juan Pablo II escribió Tertio millennio adveniente para la preparación del gran Jubileo, no se refirió a la construcción de una nueva Iglesia, algo en lo que algunos de ustedes siguen empeñados desde el postconcilio, sino en la visión de la Iglesia de siempre, no sociológica, no democrática y según el verdadero espíritu del Concilio (n. 36). En la carta apostólica Novo millennio ineunte tampoco habla de una nueva Iglesia sino de una nueva etapa en su camino. Ningún pontífice ha hablado de una nueva Iglesia, no sé por tanto de dónde saca usted sus preclaros comentarios.
    Latín: dice usted luego en sus comentarios que la celebración termina realizándose con subtítulos y que supone una barrera para los fieles. Mire usted, la única barrera que tenemos los fieles que solemos viajar con frecuencia a otros países es precisamente no poder seguir la Santa Misa en una lengua única (unidad), el latín. Y es bastante grave no saber ni cuándo hay que responder algo cuando te están hablando en sueco o finlandés, o alemán y solo poder participar cuando tienes la gracia de conocer algún otro idioma. Eso no pasaría con el latín, verdadera lengua de unidad, inmutable por ser muerta y de una mayor riqueza teológica en sus oraciones porque, además, las traducciones son un auténtico atentado contra la lengua.
    Liturgia: habla usted de sencillez en las celebraciones. ¿No querrá usted decir "simpleza"? Dice a continuación que "dignificando la liturgia, ella sola demuestra su grandeza". ¿Se refiere usted a poder celebrar con pantalón corto y polito desabrochado? ¿o a repartir el sacratísimo Cuerpo de Cristo como si fueran naipes? ¿o a los autoservicios a los que nos hemos tenido que someter por uso, abuso y despropósito del sacerdote "inventor" de turno? Mire usted: sencillez es precisamente la actitud interior que debe tener el celebrante. Sus vestidos tienen que representar algo magnífico ante el único Magnífico. Y si nos queremos condierar "nosotros pequeños", es precisamente dirigiendo todos nuestra vista (incluido el celebrante) hacia el verdadero protagonista de la Misa: Cristo y su sacrificio en la Cruz como redención nuestra. Un argumento más, que usted me pone en bandeja, para recordarle que esa sencillez y pequeñez que usted reclama comiencie por tantos y tantos celebrantes que se consideran los verdaderos protagonistas de la Celebración.
    Por último, cuando vuelve de nuevo sobre "la Iglesia del Nuevo Milenio" (increible lo de usar mayúsculas en Nuevo y en Milenio, no sé por qué, o mejor sí lo sé pero no quiero entrar en detalles que alarguen mi comentario) dice de aquella Iglesia "que cautivó a los primeros Cristianos" ¿Qué pasa, que a los cristianos desde el siglo III o IV hasta hoy, no les cautivó o que son menos cristianos que aquellos anteriores? No voy a caer en la tentación de recordarle alguna parábola sobre la hora del trabajo y el pago del salario, pero es grave que se quiera mantener una argumentación en contra de la historia de la liturgia y, al mismo tiempo, pedir que seamos como en la antigüedad. Es la incoherencia a la que tienen ustedes sometido al pueblo fiel desde los años 70: en contra de lo anterior a la reforma litúrgica pero a favor de volver al siglo II-III.

    ResponderEliminar
  12. Se me olvidó un detalle: dice nuestro anónimo comentarista que "las modas pasarán". En eso estamos totalmente de acuerdo, esta moda de denostar la lengua oficial de la Iglesia, su canto magno (gregoriano) y la liturgia bien cuidada, no lo dude porque efectivamente pasará y dentro de unos años será un recuerdo, desdichado, pero recuerdo. Y la minoría, que es a la que usted representa, está ya muy mayor en años.

    ResponderEliminar
  13. En referencia a las diversas opiniones sobre el anónimo, varios también han respondido así, por lo que "aquel de vosotros que no tenga pecado, que tire la primera piedra" (Juan 8), para que "No juzguéis , y no seáis juzgados" (Mt. 7). Hay que respetar los criterios de todos, pues todos buscamos lo mismo, ¿No?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿?

      Si un hermano está en la mentira, hay que sacarlo de ese camino. Y eso no tiene nada que ver con una lapidación ni con juzgar o no juzgar.

      Tiene que ver simplemente con:

      "Hermanos míos, si alguno de vosotros se desvía de la verdad y otro le hace volver al buen camino, sabed que el que hace volver a un pecador de su camino equivocado le salva de la muerte y hace desaparecer multitud de pecados" [Sant 5, 19-20].


      Por la regla de tres que usted dice, aquí no necesitaríamos Obispos ("inspectores") para la sanidad de la doctrina. ¡Hay que respetar los criterios de otro! ¿No?

      Pues no. Señalar la mentira no NI UNA FALTA DE CARIDAD NI UNA FALTA DE RESPETO AL PRÓJIMO NI UN JUICIO NI UNA CONDENA. Es, querido anónimo: UNA OBRA DE MISERICORDIA (Corregir al que yerra).

      Eliminar
    2. Me llama poderosamente la atención con qué facilidad tira el anónimo de citas de las Sagradas Escrituras para que, sacándolas de contexto, le sirvan para explicar su relajación en la fe.
      Pues mire, señor anónimo: cuando se corrige el error de alguien (como bien dice Francisco Javier) no se juzga. La cita bíblica se refiere al juicip del alma y no de los comportamientos. Le remito al estudio de los Padres de la Iglesia y su exégesis bíblica, que le hará mucho bien y dejará de malinterpretar las Sagradas Escrituras. Es convenoente que practique la lectio divina.

      Eliminar
  14. Francico Javier, qué bueno eres, qué bien lo dices, qué claro lo tienes. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  15. Pongo este correo para felicitar al Sr. Cura-párroco de Arroyo de la Miel por esta espléndida iniciativa. El canto gregoriano es una maravilla que todos debemos conservar y valorar. María.

    ResponderEliminar
  16. Lo Mejor para DIOS, lo más Bello entregado a DIOS," BENDITO EL QUE VIENE EN NOMBRE DEL SEÑOR ".María.

    ResponderEliminar
  17. Como a mi comentario se le solicita que al menos lleve las iniciales, será mejor ponerme nombre, así que seré Zaqueo, que sin duda quedará bien, por lo que ya dejo de ser el anónimo del 29 de mayo de 13'34 horas.
    En ningún momento he querido ni pretendido ofender a nadie con mi comentario, de ahí que no haga apreciaciones personales sobre los celebrantes (otros Cristos), pues por mi desconocimiento sobre ellos, caería en el pecado de la calumnia. Comento sobre lo externo que rodea a todo lo que habittualmente hacemos, por bien, desde luego, pero no siempre lo correcto.
    Lo que sí he visto, son las intenciones que otros intentan reflejar en mi comentario, comentando de manera singular el texto.
    La Iglesia al ser de Dios, está viva, y lo seguirá estando gracias a la fuerza del Espíritu Santo, que siempre la lava y la purifica de todos nuestros pecados.Por ello, prácticamente cada día, conocemos un santo nuevo.
    Le felicito y animo por el magnífico blog, pues todo lo que en el se refleja, es alabanza al Creador, y no puede haber cosa mas grande para el hombre, que corresponder ante su Señor, en todos los sentidos.
    Termino con unas citas del Evangelio (pues otros también las usan para retratarme a mí), que dicen: "Qué bien se está aquí, Señor, si quieres haremos tres chozas....". Pues al final de todo, tenemos que pregunatarnos: "¿Cuándo vuelva el Hijo del Hombre, encontrará fe sobre la tierra?". Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a usted por participar. Un fraternal saludo.

      Eliminar
  18. Querido anónimo:
    Permítame decirle que en sus comentarios se sigue observando el mismo aire de superioridad, creyéndose en posesión de la verdad. No me explico como personas como Vd. visitan páginas como la nuestra, dedicadas a la defensa del "esplendor de la liturgia", tanto del Novus Ordo como del Vetus Ordo, sí, eso he dicho, VETUS ORDO y, eso es precisamente lo que le molesta, lo que significa la TRADICIÓN de la Iglesia, que es Católica, Apostólica y Romana (por si lo hemos olvidado).
    Por cierto, resulta vanidoso, engreído y soberbio querer compararse con Zaqueo, para seguir ocultando su nombre. Por todos es conocido que Zaqueo era un publicano, jefe de recaudadores y muy rico (Lucas 19,1-10). Por su baja estatura se subió a un sicómoro (higuera africana) para poder ver a Jesús en su entrada a Jericó. Jesús le dijo "Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa". Recibió al Señor con alegría y le dijo que daría la mitad de sus bienes a los pobles; y si en algo defraudó a alguien le devolvería el cuádruplo. Ésta es la gran diferencia entre Zaqueo y Vd: LA CONVERSIÓN, el darse cuenta de que estaba en el camino equivocado y había encontrado "La Luz". Sin embargo, Vd. sigue sin reconocer sus errores, su falta de humildad no le deja verlos.
    Por cierto, he podido leer pacientemente que recurre en numerosas ocasiones a citas bíblicas sacadas fuera de contexto (es muy habitual en el protestantismo), sin tener en cuenta la exégesis (del griego exegeomai, explicar), es un concepto que involucra una interpretación crítica y completa de un texto, especialmente religioso, como el Antiguo y el Nuevo Testamento.
    Por último, quisiera decirle y, creo que puedo hablar en nombre de todos mis amigos, José María, José Luis, Rafael, Francisco Javier, María, ... que nuestros comentarios no han tenido la menor intención de ofenderle, simplemente el de la "corrección fraterna".
    Por cierto, rezaremos todos por Vd, para que el Señor le haga ver la Luz, como a Zaqueo.

    ResponderEliminar
  19. PAX VOBIS. Se recomienda no entrar en diálogo, ora pro conversione, con personajes que con sus ideologías dañan a nuestra Madre, la Iglesia.

    El hecho celebrativo aquí y que el Anónimo quiere empañar y estropear es el buen fruto de un Párroco al frente de una comunidad de feligreses que han cantado la Misa como la Iglesia manda desde siempre. Lo triste es que casi lo consigue, porque entrar en diálogo con ellos es entrar en diálogo con el Mal, y claro siempre nos saca ventaja si le seguimos el argumento. Así que ni puñetero caso y ha confesar los pecados que buena falta nos hace a todos y al Anónimo también, el primero en la cola, para aprender eso de ser más agredecido a Dios de que la Iglesia se muestre viva y rica en todos sus expresiones de fe.

    No obstante si alguno de estos progres indómitos siguen con la cantinela demoniaca, les recuerdo que el concilio vaticano II dispone en el nº 116 de la Sacrosanctum Concilium que el canto gregoriano es el canto propio de la liturgia romana y goza de preferencia sobre otros. Toda la ordamentación y decoro de la celebración es prevista y aprobada por el Santo Padre, en este caso el último en hacerlo fu Juan Pablo II, Siervo de Dios, en la Institutio para la Ordenación General del Misal Romano (2003), es decir, las normas que aprueba el legítimo Sucesor de Pedro, para la única liturgia que celebra la Iglesia en todo el orbe católico.

    Así que hablemos, de esta inicitavia estupenda y que dará muchos frutos con el auxilio de Dios Todopoderoso. Y lo demás son las historias para no dormir de los que se dicen tolerantes y que se muestran como lo que son, la higuera seca.

    ResponderEliminar