sábado, 4 de diciembre de 2021

¿Se aproxima una represión violenta de los institutos tradicionales?

Varias webs anuncian una inminente intervención de los institutos que pertenecían a Ecclesia Dei, y también a los monasterios y conventos de religiosos ligados al Rito Romano Tradicional. 

Gloria.tv lo anuncia como un próximo "baño de sangre" en estas comunidades, y LifeSite, en un artículo firmado por la doctora Maike Hickson, explica que su objetivo sería la erradicación de la Misa Tridentina y los sacramentos con la llamada forma extraordinaria. A tal efecto, se podrían nombrar “delegados papales” que, aunque no reemplazarían al superior existente como lo haría un comisario designado por la Congregación para las Órdenes Religiosas, sí serían superiores a él. Estos delegados papales instruirían a los superiores a tomar todas las medidas necesarias para “reconciliar sus comunidades con el espíritu del Concilio” y, como primer paso fundamental hacia esto, ordenar la celebración general de la liturgia reformada.

El doctor Peter Kwasniewski, augura el fracaso final de todas estas medidas, en LifeSite:
Si los encargados de implementar el motu proprio se atreven realmente a atacar las constituciones de estos institutos y su compromiso de principio con la tradición litúrgica de perenne valor (que, como nos recordó Benedicto XVI, es una cuestión de doctrina, no de mera disciplina) , entonces es justo decir que sus esfuerzos serán significativamente contraproducentes. En el peor de los casos, pueden hacer volar estos institutos en pedazos, pero los diversos 'fragmentos' seguirán comprometidos con la tradición y serán aún más difíciles de regular o moderar en el futuro.

Kwasniewski, que da una idea más detallada de cómo una medida tan severa será contraproducente en Roma, agregó que, a partir de su “amplia experiencia con los sacerdotes y religiosos de los antiguos grupos Ecclesia Dei, de ninguna manera están preparados para simplemente abandonar la tradición y hacer la transición, 'ya sea rápido o lentamente, a los nuevos libros litúrgicos; más bien, encontrarán formas inteligentes de continuar, incluso pasando a la clandestinidad si es necesario ".

“En resumen”, concluyó el experto en liturgia, “la campaña contra la tradición perderá, se haga lenta o rápidamente. Estoy bastante convencido de que las autoridades de Roma no saben a qué se enfrentan y sienten que con un ejercicio de fuerza bruta pueden arrancar de raíz esta "dificultad" en la vida de la Iglesia posconciliar. Sin duda pueden hacer mucho daño, pero desarraigar un movimiento tradicional que, en este momento, cuenta con miles de clérigos y millones de fieles, resultará misión imposible.

“La consecuencia a largo plazo, sin embargo, será positiva: será imposible dudar más de que los modernistas odian la tradición y odian incluso la obra del Espíritu Santo en los obvios buenos frutos de las parroquias tradicionales, capillas, monasterios, conventos y así sucesivamente. Así que los esfuerzos de los modernistas envenenarán aún más todo el programa de 'reforma' que defienden, firmando su sentencia de muerte ”.

Otros expertos ponen el acento en la posible resistencia a estas posibles medidas represoras. Como el célebre autor alemán Martin Mossebach:

La idea es la de resistir a toda costa decisiones tan injustas de Roma contra la tradición, incluso si eso significa que tales órdenes tendrían que vivir durante unos años en “ilegalidad legítima”. Las monjas contemplativas, agregó, tendrían que asegurarse de proteger sus propiedades. Todos estos grupos orientados a la tradición y católicos individuales podrían tener un momento difícil por delante... Quien quiera resistir debe estar dispuesto a pagar un precio por ello. En mi opinión, el precio no será demasiado alto: el ala izquierda de la Iglesia hace tiempo que dejó de seguir las instrucciones de Roma sin tener que temer ni la más mínima sanción. Sin embargo, esto no se aplica a la Tradición, pero las armas se han vuelto contundentes: ¿quién ya se toma en serio el código penal de la Iglesia?

Pero recuerda también que los tiempos de persecución fueron siempre tiempos de muchas gracias, y es un verdadero honor poder dar testimonio de la Verdad y Tradición de Cristo. Estoy convencido de que este tiempo de prueba es también un tiempo de gran honor y santa aventura.

Gloria.Tv

Life Site

2 comentarios: